Comprendiendo el funcionamiento de las brújulas de espejo

Algunas de las brújulas mecánicas de Suunto tienen un espejo instalado sobre una tapa con bisagra. Al abrir la tapa, el espejo refleja tu brújula.

La principal ventaja de una brújula de espejo es poder visualizar una dirección o un objeto con la cápsula de la brújula visible a la vez. Para ello es preciso abrir el espejo a un ángulo aproximado de 45 grados. En este ángulo es posible ver en el espejo el objeto alineado con las mirillas de la brújula, así como la cápsula de la brújula y el transportador, al levantar la brújula al nivel de los ojos y aproximadamente a la distancia del brazo.

Además, el espejo permite hacer señales a larga distancia mediante los destellos de la luz del sol reflejada en el espejo. Para saber a dónde se dirige la luz reflejada, mantén dos dedos en forma de V con el brazo extendido de modo que veas el objetivo entre los dedos. A continuación, mantén recto el espejo de la brújula abierto cerca de los ojos y gira el espejo hasta que la luz del sol se refleje en tus dedos. Al girar el espejo de izquierda a derecha, se proyecta una señal destellante en la dirección deseada.

Con la tapa del espejo totalmente abierta se consigue una línea recta más larga para determinar la dirección del viaje y hacer comprobaciones en el mapa. En las brújulas Suunto, la tapa del espejo y la placa de base base están siempre alineadas con este propósito. La tapa del espejo también ofrece protección adicional al cerrar y guardar la brújula. El espejo y la tapa están fabricados con materiales resistentes a los impactos, por lo que resultan ideales para la exploración al aire libre.

Algunas brújulas de espejo Suunto incluyen inclinómetro en forma de aguja compensada que se mueve independientemente de la aguja de la brújula al mantener la brújula de lado.

Es posible medir la inclinación alineando el borde inferior de la brújula con la pendiente o visualizando un objeto situado por encima o por debajo de ti con ayuda del espejo. Al utilizar la aguja del inclinómetro, la brújula debe de estar inclinada sobre el lado más largo y la cápsula girada de modo que el 0 de la escala de declinación apunte hacia el borde que señala hacia abajo. Es posible leer el ángulo en grados de la escala de declinación del interior de la brújula desde donde apunta la aguja compensada.