Suunto mantiene su compromiso de alcanzar el nivel de conformidad AA en este sitio web de acuerdo con las Pautas de accesibilidad para contenido web (Web Content Accessibility Guidelines, WCAG) 2.0 y otras normas de accesibilidad. Ponte en contacto con el departamento de Servicio al Cliente en EE. UU. en el +1 855 258 0900 (llamada gratuita) si tienes algún problema para acceder a la información contenida en este sitio web.

ENVÍO GRATIS A PARTIR DE $2200 MXN | SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS | DEVOLUCIÓN FÁCIL

Introducción al buceo: tu cuerpo por debajo de la cota cero

28 junio 2021

Hemos conquistado todos los territorios por encima y por debajo del nivel del mar. En este artículo queremos explicarte qué sucede en tu cuerpo cuando te sumerges en el inmenso mundo azul. 

Bucear es una actividad maravillosa que te permite disfrutar de experiencias únicas que solo es posible vivir en un entorno acuático. Sin embargo, nuestro cuerpo, adaptado para la superficie, puede reaccionar negativamente a la inmersión si no tenemos suficiente cuidado. Vamos a examinar algunos datos importantes sobre el buceo para que puedas disfrutarlo al máximo.  

Cuando cambia la presión, el cuerpo tiene que adaptarse.
Algoritmos de buceo: para comprender mejor el buceo y hacerlo más accesible

Cuando cambia la presión, el cuerpo tiene que adaptarse. 

La presión del entorno fluctúa constantemente tanto cuando hacemos senderismo como cuando nos sumergimos en el mar. La presión cambia 1 bar (14,7 PSI) por cada 10 metros y este cambio es mucho más rápido bajo el agua porque es más densa que el aire. La presión a la que nos enfrentamos bajo el agua, también conocida como presión ambiental, es consecuencia del peso del agua.  Cuanto más profundo nos sumergimos, mayor será la presión ambiental. A diez metros de profundidad, la presión es el doble que en la superficie.

La molestia que sentimos en los oídos al despegar en un avión también se produce cuando nos sumergimos al fondo de una piscina de tres metros de profundidad. Al aumentar la profundidad, aumenta la presión del agua que nos rodea. El cambio de presión bajo el agua afecta a todas los espacios que contienen aire, como los oídos, los senos nasales, el chaleco y la máscara. Pero el impacto más significativo se produce en los sistemas circulatorio y respiratorio, y este último merece especial atención porque puede traer riesgos importantes para la salud.

¿Qué sucede al sumergimos bajo el agua o ascender por una montaña? 

Nuestro cuerpo está lleno de gases disueltos procedentes del aire que respiramos. El cuerpo utiliza activamente el oxígeno que nos permite vivir. Otros gases, denominados inertes, como el nitrógeno, no son utilizados por el cuerpo, pero se almacenan en la sangre y los tejidos. Al bucear, la presión aumenta y el cuerpo queda expuesto a una tasa más alta de absorción del nitrógeno almacenado en los tejidos. La cantidad de gas inerte disuelto en el cuerpo depende de la presión ambiental. ¿Por qué no somos conscientes de este efecto? Como nuestro cuerpo está formado principalmente de líquidos, no estamos expuestos a presión. Sin embargo, sí lo sentimos en los oídos y senos nasales a causa del aire que queda atrapado en ellos. 

Al ascender después de una inmersión, se reduce la presión ambiente y el nitrógeno disuelto necesita salir (un proceso llamado "desaturación"). No hay problema siempre que el nitrógeno salga de forma lenta y controlada, sin grandes diferencias de presión. Si la
presión desciende demasiado rápidamente, el nitrógeno saldrá demasiado rápido y provocará la enfermedad descompresiva (DCS). 

La cantidad de gases disueltos en el cuerpo depende de la presión ambiental a nuestro alrededor. Esto significa que cada gas tiene una presión parcial específica, y las presiones combinadas de los gases en el interior del cuerpo se mantienen en equilibrio con el entorno. El cuerpo está plenamente saturado con gases a la elevación en la que nos encontramos durante la mayor parte del tiempo. Veamos dos escenarios que explican los cambios que se producen en el cuerpo:  

  • Al ascender por una montaña, la presión del aire se reduce y hace que el cuerpo retenga menos gas. En este punto, los tejidos están supersaturados en relación con la presión ambiental nueva. El cuerpo libera gas mediante la difusión y la respiración para recuperar el equilibro: esto se denomina desaturación.
  • Cuando bajamos hasta el nivel del mar y por debajo de él, la presión sobre el cuerpo aumenta, lo que hace que la sangre y los tejidos absorban más gas. De forma similar, para igualar las presiones, el cuerpo toma más gas disuelto del aire que respiramos. Esto se denomina saturación.

¿Sucede lo mismo al ascender después de una inmersión? 

Si realizamos el ascenso demasiado rápido (lo que hace que la presión ambiente disminuya), se sobrecargan los mecanismos naturales de desaturación. El gas disuelto en nuestro cuerpo sale de la solución demasiado rápido y se forman burbujas que pueden provocar la enfermedad descompresiva o DCS. Hay distintas fases y formas de DCS, y los síntomas pueden abarcar desde dolores leves en las articulaciones e irritación de la piel hasta lesiones nerviosas graves e incluso la muerte. Los síntomas de la DCS pueden advertirse mientras el buceador aún está dentro del agua o varias horas después de salir a la superficie. En algunos casos, es posible que los síntomas tarden días en aparecer. Sin embargo, la mayoría de los casos pueden tratarse, por ejemplo, con cámara de recompresión (tratamiento con oxígeno hiperbárico).

imagetwlpb.png

Para comprender mejor el buceo y hacerlo más accesible. 

A lo largo del tiempo, se han ido incorporando algoritmos de buceo en los ordenadores de buceo para calcular el tiempo que podemos mantenernos bajo el agua con un riesgo limitado de DCS. El ordenador de buceo conoce tu historial de inmersiones y calcula los límites de seguridad en tiempo real mediante los siguientes factores: profundidad, tiempo, mezcla de gases y factores personales (en algunos modelos). 

¿Qué es un algoritmo de buceo?

Un algoritmo de buceo es una fórmula matemática teórica; no mide tu estado físico real durante la inmersión. Cada persona es distinta y, hasta la fecha, ningún ordenador de buceo puede medir la cantidad de gas inerte en cada tejido del cuerpo. Todos los ordenadores de buceo incorporan un nivel de conservadurismo para minimizar el riesgo de DCS y, cambiando tus ajustes personales, puedes aumentar o reducir el margen de seguridad del algoritmo de buceo.

¿Qué hace un algoritmo de buceo? 

Los algoritmos están diseñados para proporcionarte una estimación segura del tiempo que puedes permanecer a distintas profundidades sin que surja riesgo de DCS y para ello tienen en consideración el tiempo, la profundidad y el gas disuelto. Algunos algoritmos ofrecen tiempos de inmersión más prolongados aumentando la probabilidad de DCS, mientras que otros limitan el tiempo de inmersión y proporcionan un margen de seguridad en la inmersión.

Se utilizan en ordenadores de buceo que se basan en cómo se absorben y disuelven los gases al entrar y salir de los tejidos del buceador. Los dos modelos de descompresión más utilizados son el modelo de gas o modelo de Haldane y el modelo de burbujas, conocido como VPM y RGBM. 

  • El primero se basa en los trabajos de J.S Haldane y, según su teoría, el cuerpo se agrupa en compartimentos teóricos de los tejidos que tienen distintos índices de absorción y liberación del gas. Esta teoría se basa en evitar la formación de burbujas controlando la absorción y liberación en distintos compartimentos teóricos de los tejidos. Un algoritmo muy utilizado que sigue los principios del modelo de gas es el Bühlmann ZHL-16C.
  • El segundo modelo de descompresión más utilizado se basa en la premisa de que siempre se formarán burbujas y la clave es controlar su tamaño. El Suunto Fused™ RGBM 2 fue desarrollado en colaboración con el Dr. Bruce Wienke para combinar las ventajas del modelo VPM con los más recientes trabajos del Dr. Wienke sobre RGBM. 

¿Y qué hago con toda esta información? 

La conclusión principal de esta introducción es que cada buceador y cada inmersión son tan distintos como las premisas subyacentes de este increíble deporte. En último término, tú, como buceador, decides cuáles son tus márgenes de seguridad y qué modelo matemático quieres utilizar para tus inmersiones, y estas elecciones se basarán en tu preparación, tu experiencia y, con el tiempo, tus preferencias. Dedica un tiempo a descubrir las profundidades de forma segura: no te arrepentirás.